Auditorio en Cartagena: El “B” - selgascano

Auditorio en Cartagena: El “B” - selgascano

© Iwan Baan

Proyecto: Auditorio en Cartagena: El “B”
Arquitectos: selgascano (Jose Selgas, Lucia Cano)
Ubicación: Cartagena, España
Equipo: Lara Resco, José de Villar, José Jaraiz, Lorena del Río, Blas Antón, Miguel San Millán, Carlos Chacón, Julián Fernandez,  Beatriz Quintana, Jaehoon Yook, Jeongwoo Choi, Laura Culiañez, Bárbara Bardín.
Asistentes: Antonio Mármol, Joaquín Cárceles, Rául Jiménez
Ingenieros: FHECOR
Año Proyecto: 2011
Área Proyecto: 18.500 m2
Área Terreno: 5628 m2
Fotografías: Iwan Baan

Estar en el límite:
“… en el calor del sol (se alimentan del sol), a la sombra (se alimentan de la sombra), o en la frontera entre sol y sombra”
H. Michaux

Auditorio en Cartagena: El “B” - selgascano

© Iwan Baan

El “B” es esta larga construcción, un cuerpo, que se alimenta de la herencia, la continuidad, del tratamiento de un sitio: EL puerto de Cartagena, que no es más que un puerto en Cartagena, en el límite de la ciudad desde el mar. Aquí todo le pertenece al puerto, un puerto que debemos decir: la rectitud impecable del borde del muelle (recto), el mar siempre en calma (plana), el plano horizontal artificial del muelle (plano), el cielo como el fondo variable de este plano, todo ello basado en un artificio para representar  la virtud más sencilla y por su sencillez, la más natural, el más inmenso plano artificial que equivale a la más natural.

Contexto
El muelle de Alfonso XII es de 1.000 metros de largo, exactamente un kilómetro, donde podemos suponer que estamos en el final. Una franja de 20 metros de ancho recorre toda la longitud, paralelo al borde, respetado por los edificios. Un paseo muy agradable puede ser diseñado para la ciudad a lo largo de esta franja, una procesión diaria siguiendo el borde inmutable. De hecho, este paseo es lo que le recomendamos, que es lo que nosotros insertamos en el edificio, en un continuo dimensional que pareciera extraer una playa artificial, pero en realidad es una continuidad de la historia, porque la vieja playa El Batel estaba justo aquí, en este mismo lugar. El puerto es artificial, no la playa.

Esta playa-rampa recuperada poco a poco nos sumerge por debajo de la línea de flotación, con la línea horizontal del muelle como una referencia constante. En este punto, deja de pertenecer al mundo exterior y comienza a pertenecer a nosotros mismos, nosotros mismos en movimiento, nosotros mismos paseando, trabajando en el sitio de 210 metros reservado para nosotros. Hemos trabajado en el contraste con la fachada exterior producida por el corte a nivel del suelo, y seguimos haciendo uso de la dictadura del muelle, pero precisamente en oposición a él.

Auditorio en Cartagena: El “B” - selgascano

© Iwan Baan

Nos negamos incluir la hermosa monotonía ortogonal del puerto; excluimos la dureza del puerto desde el interior, y en su lugar, buscamos algo que es completamente lo contrario: transparente, delicado, acuático, luminoso, algo que tiene que ver con lo que Luigi Nono definió como “un espacio para la música del agua”. Cada componente y detalle de este proyecto es otro proyecto en sí mismo, pero, como cada proyecto, actuando en obediencia a su entorno, todo pertene a ambos en general, no buscado, pero deducido, que es lo que conforma el carácter de El “B”.

Todo el material, aluminio y plástico, se fabrica a partir de una sola sección extruida, variada en la colocación y el color para dar la apariencia de múltiples piezas. Estas piezas están situadas en paralelo al borde del muelle para subrayar la idea de horizontalidad y conseguir un rectángulo más largo de lo que ya es, en este caso extruido como un “churro” (donut arrugada), sólo por su escala inmediata: en general, parece ser el resultado de una acumulación de diferentes componentes, apilados en el muelle. El recuerdo de un antiguo uso.

Auditorio en Cartagena: El “B” - selgascano

© Iwan Baan

Exteriormente y también interiormente, es un complejo muy falso, un conjunto como antagonista del otro, como la gente que parece estar muy tranquila, pero en realidad están paralizadas por el movimiento continuo de su sistema nervioso central. Su antagonismo es evidente en la coexistencia de la parte superior y las plantas inferiores, un ejemplo perfecto de anacoluto: no hay acuerdo entre ellos. Su única conexión es que ambos prosperan en el puerto, ya que, insistimos, todo el proyecto se nutre de la idea y del recuerdo de un puerto; lo que pasa aquí ahora y lo que ocurría aquí.

Auditorio en Cartagena: El “B” - selgascano

© Iwan Baan

NOTA: La ubicación geográfica de esta obra no es exacta y tan solo representa su localización en la macro escala. Si conoces la localizacion exacta, puedes colaborar con arquiTOUR y hacernosla llegar a través del formulario de contacto.

Vía: Plataforma Arquitectura

Comentarios

comentarios


Pin It on Pinterest

Share This