Casa Madrid - A-cero

Proyecto: Casa Madrid
Arquitecto: Joaquin Torres
Localizacion: Madrid, España
Superficie Terreno: 10,000 m2
Superficie Construccion: 1,200 m2

Los trabajos creados por el estudio español A-Cero, dirigido por el arquitecto Joaquin Torres, se caracteriza por una acentuada pureza geométrica, por la utilización de materiales sofisticados y por una extrema elegancia composicional.

Con esta casa se alcanza un volumen de forma rectangular de lo cual repuntan otras formas geométricas elementales, instalado en un terreno de una hectárea y ocupando una área de 1200 m2, en una perfecta continuidad que la envuelve. Reposando en el equilibrio de los tres principios a la que obedece la construcción (Belleza-Solidez-Utilidad), la vivienda unifamiliar surge como un sorprendente trabajo escultural, enmarcado por un jardín de dimensiones generosas, espejo de las líneas armoniosas de la implantación.

"Tuve una libertad total", explica el arquitecto Joaquin Torres, mientras describe su estructura como "un prisma apaisado compensado con dos cubos virados y un cilindro central".

Compuesta por paredes sin pilares intermedios, la casa es estructurada en torno a dos ejes que forman un ángulo oblicuo. El primer eje, que se expande en una dirección Norte/Sur, organiza los cuartos envuelta de una serie de volúmenes intersectados y que establecen la distinción entre espacios interiores y exteriores.

El segundo, consistente en un pórtico rematado por una imponente viga que entra levemente en la casa y recorre todo el jardín, rompe la figura del edificio y lo conecta con los espacios exteriores. Dentro de la casa, el proyecto sigue una estructura funcional que evoluciona en torno a las escaleras del salón, un elemento céntrico del proyecto que provoca sorprender por su efecto visual y espacial.

Las divisiones son desahogadas y confortables, con decoración leve y reducida al esencial y con amplias ventanas sobre el exterior ayudan a hacer de esta Casa un objeto arquitectónico singular, de minimalismo despojado, donde la luz encuentra su camino, confiriéndole brillo, color y leveza.

La pendiente del terreno, que cae en el sentido sur-norte, permite que en cada una de las plantas existan salidas directas al exterior de la vivienda y hacerlas del todo independientes.
Torres busca dotar sus trabajos de valor escultórico. Cuesta encontrar un ángulo recto junto a otro en una casa opaca en apariencia y transparente desde dentro, en la que sorprenden los 17 metros de cristaleria que recorre el salón principal y que, al recogerse, consigue fundirse con el jardín a modo de gigantesco porche.

Texto: Tecnohaus

Comentarios

comentarios


Pin It on Pinterest

Share This