Edificio Le Bretón - Barq

Edificio Le Bretón - Barq

Proyecto: Edificio Le Bretón
Arquitectura: Barq
Ubicación: Buenos Aires, Argentina
Equipo: Julián Berdichevsky, Mariano Varela, Magdalena Real, Carla Selva, Daniela Devesa
Estructura: Sebastián Berdichevsky
Área: 2,000.00 m2
Año: 2014
Fotografía: Federico Kulekdjian

Edificio Le Bretón - Barq

Limitado por los bordes que generan dos tendidos ferroviarios por un lado, con foco en las estaciones Coghlan y L. M. Drago, y por otro lado, la Av. Congreso (límite entre los barrios de Belgrano y Núñez), se implanta este edificio de viviendas.

En un barrio pujante, al que las demoliciones por la construcción de la autopista no pudieron hacer desaparecer, caracterizado por sus diversas tipologías de vivienda -desde casas antiguas de una y dos plantas hasta edificios de departamentos en altura- calles tranquilas y arboladas junto a avenidas de tránsito rápido y fluido, el edificio da respuesta a su entorno con una fisonomía netamente contemporánea.

Edificio Le Bretón - Barq

Le Bretón 4540 es un edificio de 18 unidades, en un lote de 17,32 m x 43,50 m de profundidad, donde conviven distintas tipologías: 4 unidades mono ambientes apto profesional; 2 unidades de 2 ambientes en dúplex con terraza propia; 8 unidades de 3 ambientes; 4 unidades de 4 ambientes en dúplex con dependencia de servicio y terraza propia.

Edificio Le Bretón - Barq

Dos bloques iguales, separados por un gran patio central con el núcleo vertical a cielo abierto y unidos por puentes de hormigón visto. El acceso al edificio es a través del semicubierto de la planta baja, y el pulmón verde posterior le da los servicios comunes al edificio (SUM, solarium, piscina, quincho con parillas y arenero con juegos para niños ). Los materiales y las terminaciones intentan reforzar la idea de la estructura como lenguaje, el hormigón estructural queda visto sin pintar, apelando a distintos tipos de encofrados buscando distintas terminaciones. Completan las terminaciones generales muros exteriores de mampostería, muros divisorios entre unidades de ladrillo común – macizo -, y muros interiores de ladrillo hueco. Grandes paneles vidriados, con carpinterías de aluminio de piso a techo, revoque interior de yeso y revoque exterior con color incorporado.

Edificio Le Bretón - Barq

El edificio se decidió negro
No fue una decisión menor: así nos vestimos nosotros, el edificio se nos parece luego de esta elección, para bien o para mal. Junto con el tranquilizador uso, al menos para la mayoría de los arquitectos de mi generación, del hormigón visto, el negro le dio a la obra características morfológicas notables, inimaginadas a priori, incluso por nosotros mismos. Gracias al juego del revoque texturado negro con la luz, casi como en un cuadro cubista, tal como dijera Rowe, las partes que componen la planta baja del edificio y proponen su recorrido, calle-fachada-espacio libre-patio interior-contrafrente-jardín-sum, se transparentan fenomenológicamente. El negro de los planos verticales fluye continuamente, transversal, horizontal y verticalmente. El edificio deja de comportarse como una sucesión de planos y se presenta como una masa vaciada.

Edificio Le Bretón - Barq

En el borde de la ciudad, entre vías férreas, calles de barrio, casas de techos cerámicos y edificios de vivienda de clase media, el edificio busca la luz, imponiendo su discreto color como un moderno joven entre familiares mayores, respetados y queridos.

Comentarios

comentarios

Dany Simon

Dany Estudia arquitectura en la Universidad Iberoamericana, forma parte de arquiNETWORK desde el 2011.


Pin It on Pinterest

Share This